¡Hola soy médico y busco al médico!

Ousmane Nbaye, sesenta y tantos años, Enfermero en el centro de salud de  Tabor en la región de Ziguinchor de Senegal. Mi primer contacto real con el sistema de salud público del país.  Ousmane no solo es enfermero, yo le agregaría promotor social y diagnosticador de primer contacto por no decir médico sin diploma. En un poblado de 1350 habitantes es el encargado de prestar la atención primaria desde la promoción de la nueva iniciativa del gobierno que propone la seguranza médica a bajo costo: 3500 FCFA por año, algo así como el seguro popular para México; hasta el monitoreo de control prenatal en la localidad, profilaxis inmunológica (mejor conocida como vacunación) tanto en domicilios como en el centro de salud, sin olvidar el control de la epidemiología mensual sobre las detecciones rápidas por ELISA de los casos de paludismo. Además de esto, escribe poemas y tiene la idea de publicarlos.

P1050488.JPG

 

A 13 km de distancia hacia el sur, cruzando el Rio Cassamanza, me recibió en su consultorio el Dr. Simon Tendeng. Médico general de la ciudad de Ziguinchor de unos cincuenta y tantos años. La ciudad cuenta con una población aproximada de 200 000 habitantes, es una zona principalmente dedicada al turismo y la industria pesquera. Sonriente, nos abre la puerta de su consultorio a Anto y a mí y nos pide que tomemos asiento.

P1050510.JPG
En Senegal, nos han dejado claro que antes de comenzar cualquier conversación por más oficial que esta sea, siempre hay que tomarse unos cuantos segundos para preguntar cómo va la vida, si es temprano por la mañana tendremos derecho de saber cómo pasó la noche nuestro interlocutor, si la familia va bien o si el clima le parece adecuado para la época. Una vez habiendo tratado de cumplir con el protocolo social, me lanzo directo a lo que me interesa, conocer su visión y su experiencia de casi 30 años en tan solo unos cuantos minutos.

Convertida en un ser mitológico hecho de mitad paciente y mitad colega, le pregunto principalmente sobre la epidemiología de las enfermedades que llenan sus archiveros. No decepcionando a mis referencias científicas, efectivamente las enfermedades infecciosas son las primeras razones por las cuáles los locales tocan a la puerta de Tendeng. Inmediatamente nos pasamos al elefante más gris que blanco de todas las conversaciones: El paludismo. Le dejo claro mi interés no solo por el hueco evidente que vivir en la zona desértica del país ha dejado en mis archivos de experiencias clínicas, sino también como actual individuo en riesgo y como usuaria de la terapia profiláctica antibiótica.

  • Yo tengo 26 años de no indicar una profilaxis farmacológica.

Le confieso que mi doctrina personal se inclina efectivamente a la prevención holística y no únicamente ni forzosamente farmacológica pero que mi inquietud se debe principalmente a:

  • Mi edad fértil (tomando en cuenta que el ser mujer primigesta representa por sí solo un factor de riesgo aumentado).
  • Nuestra situación de viajeros sin exposición previa (la exposición prolongada aunque no crea una inmunidad total si sensibiliza lo suficiente para mejorar la capacidad de respuesta inmunitaria, aunque esta pseudo protección se pierde tras 5-10 años de haber abandonado la zona endémica).
  • y sobre todo la larga e indeterminada duración de nuestra travesía en el suelo africano.

Me responde varias cosas, de las cuales recupero las siguientes para resumir.

La quinina es un medicamente sintetizado por algunas especies del género Chinchona. La historia remite su descubrimiento a los años 1630 pero existe la lucha entre la leyenda de un indio local que atacado por la fiebre bebe accidentalmente el agua al lado de un árbol de quinina, contra la versión noble y elitista que otorga el crédito a la condesa de Chinchón quién observó a los curanderos utilizar la planta para tratar las fiebres. La fecha exacta sigue siendo polémica ya que no hay evidencias que apoyen la existencia de la malaria en Sudamérica antes de la época colonial.

En la historia de la medicina fue el medicamento de elección para el tratamiento del paludismo desde el siglo XVII de una forma aparentemente rudimentaria hasta que fue aislada y purificada en los años 1820 por dos investigadores franceses. Poco a poco la resistencia a la quinina también se comenzó a desarrollar y nuevas fórmulas farmacológicas comenzaron a ver la luz.

Tendeng me decía que hace aproximadamente 40-50 años la profilaxis se otorgaba de manera generalizada incluso a las embarazadas y niños a base de Cloroquina 300mg (adulto) mono dosis semanal. A partir del año 1957 se lograron identificar los primeros casos de resistencia del plasmodium falciparum a la cloroquina. En 1980 esta resistencia comenzó a extenderse por todo Asia, centro y sudamérica y Africa hasta alcanzar actualmente la totalidad de los territorios endémicos del planeta. Naturalmente el medicamento cayó en desuso.

  • Actualmente y desde el 2001 el medicamento de elección por la OMS es la terapia combinada a base de artemisina:
  • Artémeter-lumefantrina
  • Artesunato + amodiaquina
  • Artesunato + mefloquina
  • Artesunato + sulfadoxina – pirimetamina.

En el caso de la mujer embarazada el protocolo cambia un poco siendo la terapia profiláctica la de elección, basándose sobre todo en las modificaciones que el sistema inmunológico sufre durante la gestación. El abordaje se divide en tres puntos primordiales: Mosquiteros tratados con insecticidas (DEET), tratamiento en caso de infección activa y sobre todo Tratamiento preventivo intermitente a base de sulfadoxina-pirimetamina (SP); primera dosis a la 12 sdg o a la detección de los primeros movimientos fetales o primera detección del latido fetal, segunda dosis un mes después de la primera y tercera y última dosis un mes antes de la fecha probable de parto, según me explicó Oussmane.

Nosotros por nuestra parte, seguimos bajo tratamiento profiláctico con doxiciclina la cual planeamos continuar al menos durante un mes. Además de esta y todas las otras medidas preventivas que tomamos, decidimos no confiar en nuestra suerte y traer en la mochila un tratamiento completo curativo, el cual consta de 9 tabletas divididas en 3 días de tratamiento a base de la combinación Dihidroartemisina 40mg / Fosfato de piperaquina 320mg, a 4500 FCFA (poco menos de 8 euros o aprox. 150pesos).

Así, en esta atmosfera de conocimiento y cierta seguridad gracias al contacto con la experiencia local, nos preparamos para despedirnos en unas horas de la ciudad de Dakar y del país. Nuestro vuelo tiene hasta el momento un retraso de 33 horas y contando… no dejaré de contar hasta que el avión despegue. Por hoy es todo lo que tengo que agregar a este hibrido de cuaderno de medicina y diario del corazón. Sigo enamorada de mi profesión y cada día descubro nuevos héroes silenciosos a quiénes vale la pena acompañar en el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s