Mi mochila, mi casa.

Hice mi primer viaje transoceánico y específicamente transatlántico cuando tenía 13 años. Mi estancia duraría un mes. Mis padres no vendrían conmigo, mi tía me invitó a pasar el verano con ella, sus 3 hijos y su familia en el suroeste de Francia. Recuerdo perfectamente la maleta con ruedas azul marino y roja que mis papás me compraron y recuerdo que iba llena hasta el tope de los objetos que formaban, en aquella época, mi vida puberal. Recuerdo que llevé una botella de plástico con 1.5 litros de champú transparente que olía bastante bien. Recuerdo que esa enorme botella se me calló en el baño de mi nuevo hogar temporal apenas pocos días después de haber llegado y recuerdo que sufrí amargamente por darme cuenta lo inútil que había sido importarla a 10,000 km de distancia.

15 años después de eso, sigo aprendiendo de mi misma a través de mi equipaje. Esta última vez decidí hacer la maleta más pequeña de mi vida viajera y aun con todo esto en mente creo que fallé en muchas cosas. Por eso decidí elegir este tema que, aunque distinto a los previos, lleva también su carga emocional ya que cada día veo a mi mochila de una forma más humana y personal. Al fin y al cabo, es el armario dónde guardo mi ropa, la cajuela dónde cargo mis compras, una parte de mi baño, mi alacena con comida, mi caja fuerte, el canasto de ropa sucia, mis cajones con ropa limpia, mi estudio con libros, mi cama, mi salón de clases de yoga; es dónde guardo celosamente todo lo que decido que me acompañará día tras día en este viaje y creo que todas esas funciones merecen cierto respeto y cariño.

Los siguientes son recuentos de mi vida nómada y algunos consejos para ti que tal vez deseas viajar algún día de estos ya sea a 10 o a 10,000 km de lo que llamas hogar.

5 cositas para comenzar.

  1. Si vas a viajar, lo primero que seguramente aparece en tu cabeza es esa foto de postal en la que piensas cuando imaginas tu destino. Sal por un momento de esa imagen perfecta y tal vez así logres tener el corazón y la cabeza un poco más fríos para pensar en las cosas que necesitarás llevar. Piensa que por más blanca que sea la arena, por más transparente que sea el agua o por más blanca que sea la nieve, tu seguirás siendo el mismo y seguirás teniendo las mismas necesidades que tienes día a día en tu rutina de vida.
  1. Ya sabemos a dónde vas, ahora ¿cuánto tiempo piensas estar en ese lugar? Aunque sinceramente te puedo confesar que no creo que haya mucha diferencia entre una maleta para 7 o 367 días. La ropa que más te gusta o la que más cómod@ te hace sentir es la que seguirás usando durante tu viaje y es imposible que quieras cargar con una combinación para cada día de tu estancia sobre todo cuando esta se alarga por más de 2 semanas, así que el secreto está en combinar.
  1. ¿Qué tipo de viajero eres? Anto y yo, por ejemplo, somos del tipo salvaje, económico y paciente. Una prueba ejemplificada: hace unos días tomamos el ferry nocturno que nos llevó de Stonetown en Zanzibar a Dar es Salaam en la costa este de Tanzania; pagamos 40 dólares por el trayecto y por 30 dólares más podíamos haber tomado el ferry que salía ese mismo día 9 horas más temprano (salir a las 12pm en lugar de vagar 9 horas en la ciudad esperando la salida a las 9pm) y hubiéramos podido recorrer el mismo trayecto en 2 horas en lugar de 9 horas. En cambio, decidimos ahorrarnos 30 dólares y otros 20 de la noche de hotel, esperar 9 horas caminando en Stonetown, salir a las 9pm, dormir más o menos incómodamente en la cubierta del ferry y llegar al día siguiente a las 6am. Alguien me diría  “…ni que fueras taaan pobre..” pero el problema no es tanto la cantidad de dinero, es más como un reto personal en el que tratamos de descubrir que tanto dinero podemos ahorrar compensándolo con nuestra paciencia y el sacrificio de la comodidad. Nosotros decidimos vivir así porque nuestro viaje tiene una duración más o menos indeterminada y menos gastos significa un día más de viaje en algún otro lugar del mundo, lo cual nos emociona. Yo te recomendaría ser totalmente sincero contigo mism@ y simplemente pregúntate que tanto estás dispuesto a sacrificar y que tanto estas dispuesto a pagar para viajar como tú lo deseas y una vez habiendo decidido, disfrútalo al máximo, ya sean 7 días de lujo extremo o 300 de presupuesto recortados.
  1. Toma un papel y una pluma y haz una lista con todo lo que crees necesitar. Piénsalo de nuevo. Borra las cosas que te hacen dudar más de 2 segundos.

¿De verdad lo necesitas o es tu vida diaria la que te hace pensarlo?, ¿Crees correr el riesgo de morir si no lo llevas o solo tendrías que adaptarte al momento? Yo pienso que la mayoría de las veces, no eres tú quien hace tu maleta, sino el Miedo que vive permanentemente en tu mente y mi mente. “Me llevo el spray de pimienta por miedo a ser atacada en las calles, me llevo 3 botellas de protector por miedo a quemarme y miedo a que en aquella ciudad no encuentre uno de la misma calidad, chamarra por miedo a tener frío, shorts por miedo a tener demasiado calor, mi botiquín por miedo a enfermarme, miles de aplicaciones en el celular por miedo a no entender, o que no me entiendan, miedo a tener hambre, miedo a no saber. Solo tú conoces tus miedos más profundos y créeme que ni viajando a 10,000 km de tu hogar lograrás deshacerte de ellos. No importa, llévalos a pasear contigo, tal vez pronto se den cuenta que no tienen razón de ser, se dejen morir de tristeza y tú tengas un peso menos que cargar en ese viaje.

  1. Cuándo esos miedos te ataquen violentamente, piensa un momentito ¿y cómo hace la gente que vive allá? Existen artículos tan básicos en la vida diaria que todo el mundo hemos aprendido a necesitarlos, por lo tanto, podrás encontrarlos en ese lugar al que vas. Tal vez el precio o la calidad no sean exactamente los mismos, pero depende de ti determinar que aprecias más, el costo, la calidad del artículo o el espacio en tu maleta. Si quieres darte una idea más específica u objetiva siempre tienes a google, wikipedia, triposo o alguno de los tantos foros o blogs de viajeros que seguro ya pasaron por lo que tú estás pasando.

¿Qué hay dentro de mi casa?

P1090271

  • 12.5 kg según el último pesaje en el aeropuerto de Douala en Camerún.

ROPA. Tema escabroso, sobre todo para las mujeres creo. Claro que llegué a pensar “¡Que triste será salir siempre con la misma ropa en las fotos de un año de viaje!”, pero bueno, después de varios ensayos de hacer la maleta me dije que había cosas peores en la vida de una persona. Al final decidí echar:

  • 2 pantalones de caminata, ligeros, fáciles de lavar, colores combinables. 1 pantalón de mezclilla, un short de mezclilla, un vestido ligero y largo, estas últimas 3 prendas las regalé a mujeres que me fui encontrando en el camino. Así que un consejo sería: lleva cosas que te gusten lo suficiente para que te sientas bien usándolas, pero que aprecies lo suficientemente poco como para deshacerte de ellas en cuanto sientas que son innecesarias o en su defecto, que no sufras demasiado en caso de que las pierdas involuntariamente.
  • Aproximadamente 10 camisetas-blusas la mitad tipo deportivas, la otra mitad un poco más “bonitas” por si hay días que te quieres sentir un tanto “nena”. También he regalado varias y comprado algunas otras tratando de que el espacio que ocupan se mantenga constante. Por respeto a la ley de la impenetrabilidad.
  • Un par de tenis o zapatos de caminata, un par de chanclas o zapatos cómodos abiertos. Por alguna razón yo metí un par extra de tenis muy ligeros “por si acaso” los cuales he usado una vez en 4 meses por lo que me arrepiento, pero no me he atrevido a regalarlos por el valor sentimental que tienen para mí. Dos errores en un mismo objeto “por si acaso” y “valor sentimental”.
  • Ropa interior, yo diría entre máximo 7 calzones de tela muy ligera y fácil de lavar y secar; 2-3 pares de calcetines, un traje de baño y lo que sea que uses para mantener quietas y cómodas a tus glándulas mamarias (si eres hombre, no sé si necesites algo más).
  • Depende del clima al que te dirijas, pero al menos una chamarra ligera que proteja de viento, lluvia y frío, es una muy buena idea.
  • Si viajas a algún país “subdesarrollado” es muy probable que te encuentres como nosotros con un mercado de ropa usada en casi cualquier ciudad por la que pases, así que no te preocupes si olvidas algo vital. Hace una hora compré una buena protección contra el frío, materia fácil de lavar, en muy buenas condiciones por 3 dólares.
  • P1090276.JPGSi eres súper sensible al frío como yo, un kit de protección nocturna es una buena idea, una sábana doblada y cocida por los extremos te da una buena protección y sobre  todo evitará que tu piel toque algunos colchones que dan ganas de llorar y vomitar en lugar de ganas de dormir. Una noche decidí usar mi tapete de yoga sobre el colchón, meterme en mi sábana y rociar mi alrededor con protector de mosquitos con olor a citronela, fue la única forma en la que logré dormir y dejar de pensar en toda la humanidad que había pasado por ese lugar antes que yo. Si tomarás vuelos largos para llegar a tu destino te recomiendo que hagas como yo y aceptes el regalo de la aerolínea, cojincito y cobijita. Gracias Aeroflot.Si tienes algo para cubrir tus ojos te podrías ganar unas cuantas horas de sueño en lugares incómodos como la cubierta de un ferry con luces mercuriales encendidas toda la noche.

¡GADGETS!

Soy fan de los gadgets y sobre todo los que tiene una mínima, pero existente posibilidad de ser utilizados en alguna situación muy específica, en pocas palabras cargo con cosas que casi nunca uso pero que podrían solucionarme muchos problemas potenciales. También traigo cosas que si nos son útiles todos los días, por ejemplo:

  • Primero que nada, un adaptador eléctrico según la región a la que vas.
  • Un toma corriente múltiple es una buena idea si tienes muchas cosas que cargar simultáneamente. Cámara fotográfica, teléfono o GPS, computadora, batería externa, Kindle, resistencia eléctrica para cocinar.
  • P1090280.JPGMultihub USB puede ser útil ya que muchos de los artefactos actuales se cargan de esta forma, así que tu computadora puede ser la fuente de energía para varios elementos.
  • La funda morada que aparece en la foto es una batería externa para mi celular, lo cual significa que, si en medio del día me quedo sin batería y no tengo opción de conectarla, mi funda vuelve a cargar mi celular dónde sea que este. Muy útil. Me ha salvado de varias perdidas en la ciudad.
  • El rectángulo azul es una batería extra con la que puedo revivir cualquier aparato electrónico que tenga una conexión USB como entrada, también muy útil.
  • Nunca me había atrevido a tener un dispositivo de lectura digital y puedo decir que estoy contenta de haber comprado este Kindle, práctico sobre todo respecto al espacio que requeriría cargar con 10 o 20 libros. Yo uso la aplicación de Calibre e-book management que te permite cambiar cualquier formato de publicación a .AZW3 (para amazon) o .MOBI (también aceptado por los dispositivos Kindle).
    P1090277.JPG
  • Decirte que traigas una cámara fotográfica está de más. Ya sea que las prefieras pequeñitas, compactas , simples, potentes, con objetivos enormes, que vayan bajo el agua o simplemente tu celular, no cambiará mucho la historia. Igual la imagen se quedará en lo más profundo de tu memoria interna.
  • Una computadora ligera, con una buena batería, buena memoria o en su defecto como la mía, un buen disco externo.
  • Par de audífonos para esas noches largas de camiones, barcos, aviones o noches de insomnio.
  • No olvides tus lentes de vista en caso de usar.
  • Una memoria USB por si tienes cosas que compartir con gente en el camino.
  • Una memoria extra para tu equipo fotográfico en caso de pérdida o falta de espacio.
  • Entre una lámpara frontal y una lámpara de mano, te aconsejo la frontal. Al momento de ir al baño, lavar tu ropa en la oscuridad, leer por las noches o durante los cortes de corriente mientras buscas algo en tu cuarto de hotel, agradeces el tenerla.
    P1090261
  • Otros pequeños detalles muy útiles como ese artefacto verde que se observa en la foto, se recarga con luz solar y emite un ligero sonido que aparentemente repele mosquitos y otros insectos hasta 5 metros a la redonda (no sé, pero me gusta creerlo), un pequeño recipiente de cola-loca puede salvarte unos lentes rotos, una cuerda puede permitirte colgar tu mosquitera en cualquier patio o azotea cuando dentro del cuarto estás a 35 grados y 85% de humedad, aguja, seguros  e hilo pueden ahorrarte dinero, permitirte seguir usando una prenda o salvarte un momento del día. El encendedor sinceramente no me ha servido de nada.

SALUD.

Hasta hoy, incluso en los rincones más pintorescos y menos modernizados me he encontrado con farmacias en cualquier esquina con precios más o menos equivalentes a los de las “grandes urbes”. Mi miedo a no traer lo suficiente me hizo cometer otro error y llenar de más mi botiquín, pero no es un error tan grave ya que lo he ido desocupando cuando encuentro gente que le puede dar un uso correcto. Así que te recomiendo lo básico:

P1090269.JPG

  • paracetamol 500mg (fiebre).
  • ibuprofeno 200, 400 u 800mg (dolores, inflamaciones).
  • Antihistamínicos de la preferencia de tu médico.
  • El antibiótico se los dejo al criterio de toda la comunidad médica que te redea (tus amigas, tías, abuelas, mamá), yo traigo conmigo dos tipos de antibióticos y un amebicida por el tipo de lugares en dónde viajamos.
  • Medicamentos específicos que requieras según tu condición personal de salud o la región del mundo a la que vas. Por ejemplo, nosotros traemos desde el primer día la profilaxis antibiótica para la malaria, así como el tratamiento curativo en caso de que la profilaxis haya fallado en su afán.
  • Si vas hasta el extremo de la precaución, las recetas de tu médico con la prescripción de los medicamentos que llevas, por si acaso en algún aeropuerto o revisión quieren encontrar un pretexto para causarte problemas.
  • Pastillas para hacer potable casi cualquier agua (tricloseno sódico). Muy útil si viajas por largos periodos, ya que el agua embotellada puede ser un gasto considerable al final de algunos meses de viaje.
  • Un termómetro.
  • Unas tijeras.
  • Unas cuantas gasas de preferencia estériles.
  • Una venda elástica.
  • Cinta adhesiva.
  • Una botella pequeña de yodo o alguno de sus derivados, muy práctico para lavado de heridas, desinfección del agua con la que puedes lavar verduras, frutas, o incluso hacer gárgaras en caso de inflamación faríngea (garganta) o inicio de infecciones de encías o dientes.
  • Un kit anti veneno. Tal vez un poco “de más” pero imagino que, en el momento de ser picado por algún animal, no te arrepientes de haberlo cargado 6 meses.
  • Yo cargo con algunos dientes de ajo, un muy potente antinflamatorio, desinfectante, antiparasitario, antiviral, antibiótico. Bueno para limpiar heridas, tomar en infusión o incluso tragarlo como pastilla dependiendo del problema.

 

TU PROFESIÓN Y TU VIAJE.

P1090274.JPG

Yo me traje un pedacito de mi trabajo al viaje, más por precaución que por apasionada. Traje mi estetoscopio, mi esfigmomanómetro y un mini estuche de diagnóstico que mi papá me regalo. Con esto no solo logro tener un pequeño consultorio en mi mochila sino también representa una oportunidad de trueque. Uno nunca sabe cuándo el tomarle la tensión arterial o dar una consulta médica a alguien, pueda sacarnos de algún problema o  permitirnos ser mejor recibidos en algunos lugares. Estoy segura que casi todas las profesiones se pueden llegar a adaptar a una rutina de viaje, todo depende de tu flexibilidad mental y la flexibilidad social de tu profesión.

ARTÍCULOS PERSONALES.

  • El jabón de cuerpo, lo compras en cualquier esquina y además en cada hostal u hotel te darán uno así que no te preocupes por traer demasiado.
  • Te recomiendo ampliamente una toalla de microfibra, absorbe bien y seca muy rápido.
  • P1090263.JPGUna pequeña barra de jabón de ropa o jabón en polvo y una bolsa de plástico para separar la ropa sucia de la limpia, es buena idea. Lavar todas las noches la ropa del día o al menos la ropa interior te evitará cargar con ropa de más, claro que dependerá del clima y que tanto tiempo pretendas quedarte en ese lugar.P1090254.JPG

    Tratamos de lavar en cuanto sabemos que nos quedaremos dos o más días en un mismo lugar o cuando el clima anuncia un poco de sol.

  • Mujeres, la copa menstrual es muy práctica, te ahorra gastos mensuales y te ayuda a disminuir un poquito la contaminación por toallas sanitarias y tampones en nuestro planeta :). Muy recomendada.
  • Escucha a tu mamá. Yo escuché a la mía y acepté una bolsa negra, simple, que se cruza y que tiene mil recovecos dentro. Mucho más práctica que una mochila ya que para sacar dinero, cámara, protector solar o agua cada 5 minutos es mejor tenerla frente a ti que en la espalda.
  • Si tu vista depende de lentes con aumento te recomiendo considerar llevar un repuesto. Otra vez, esto depende del tiempo que pienses vivir viajando, pero lo cierto es que un accidente puede suceder desde el primer minuto hasta 6 meses después de haber dejado tu casa, así que en mi filosofía es mejor prevenir que sufrir un dolor de cabeza de duración indeterminada.
  • Si tienes alguna actividad que te de paz, que te haga feliz, que te haga reír, que te haga sentir más tont@, menos tensa, más san@, si tienes algo así en tu vida, no lo dejes en tu casa. Por más ilógico que parezca, intenta llevarlo contigo. Yo traje un tapete de yoga, más ligero que el mío pero que en términos emocionales tiene el mismo efecto. Me hace bien y me ha salvado en varias noches que nos toca dormir en el piso. Totalmente recomendado.
  • Carga con un cuadernito donde escribas lo que te pase por la mente y corras el peligro de olvidar.  Puede ser útil leerlo al día siguiente o divertido si lo haces meses o años después.

 

COCINA.

Creo que la cocina es una de los lugares que más extraño de nuestra última casa. La posibilidad de preparar algo que comer, de decidir que me llevo a la boca. Anto me dijo ayer que iba a escribir un libro que se llamará “Los 4 estados de Astrid” los cuales aparentemente predominan y controlan mi persona, uno de ellos es el comer. Amo comer. Pero amo comer bien. Me deprime haber comido algo que no disfruté o algo que sé que es nocivo para mi salud. Es un don y una maldición. Cada plato es un ritual sagrado para mí. Para Anto no tanto, lo cual hace nuestras comidas toda una aventura a veces mágica a veces violenta. Tal vez simplemente esto te parezca demasiado y disfrutes ir 3 veces al día a un restaurante (y tienes el presupuesto para hacerlo) pero nosotros disfrutamos los momentos, que se han vuelto nuestra rutina personal, el hacer un sándwich de atún y tener un té por las noches mientras vemos una película en nuestro cuarto de hotel, se siente casi como estar otra vez en nuestro hogar.

En fin, si compartes algo de esto tal vez te hará tan feliz como a mí cargar esto en tu mochila:

  • Una mágica resistencia eléctrica (no se nada de voltajes y tipos de corrientes, así que revisa antes si podrás conectarla en el lugar al que vas)que te permite calentar agua para hacer un té por las tardes, un café por las mañanas o poner agua a hervir para cocer un huevo cuando en las calles lo único que encuentras son panes fritos, cerveza y galletas. Es una de las cosas que más valoro de mi actual alacena.
  • Un buen cuchillo, yo cargo con un buen Laguiole que me regaló mi querido Jean Pierre.
  • Un par de cubiertos que hacen las veces de cuchara, tenedor y cuchillo pueden ser muy útiles.
  • Al menos un recipiente metálico dónde puedas poner el agua a calentar y posteriormente preparar tu bebida o echar ese famoso huevo.

 

¿Sigues en tu casa o ya te fuiste a viajar? Tal vez ni siquiera piensas viajar, tal vez algunos de mis intentos de consejo también se apliquen a tu vida diaria. ¿Si vas a viajar? Entonces donde sea que estés o a dónde sea que vayas, solamente disfrútalo. Sé tú mismo por favor. No cambies nada, no dejes que te juzguen si no eres “el tipo de persona que viaja así”; viajar no es necesariamente cambiar, viajar es permitirte ver otros entornos con los mismos ojos con los que naciste y con los que morirás. Tal vez te pasará como a mí, tal vez algunos días del viaje te sientas mal por no estar “a la altura”. He llegado a sentirme culpable por no amar las cucarachas, la humedad intensa, los olores a sudor agrio en el transporte público, las texturas extrañas en la comida, mal por extrañar mi cama, por tener días en los que deseo regresar; pero he llegado a la conclusión de que para disfrutar realmente este capítulo de mi vida debo hacer simplemente lo mismo que he hecho con el resto de ella: respetar mis sentimientos por más vergonzosos que a veces me parezcan, respetar mis impulsos porque alguna razón de ser tendrán y amarme tal cual.
Hasta hoy no cargo con cosa más útil en mi mochila.


Y dime lector, ¿Te sirvió de algo todo esto o prefieres cuando me pongo romántica y hablo de todo y de nada vagando en lo subjetivo? Espero tu respuesta.

 

¡BUEN VIAJE!

Anuncios

12 comentarios sobre “Mi mochila, mi casa.

  1. Me sirvio muchisimo. Gracias Astrid por decir la verdad de tus sentimientos y por compartir lo que podria servir para un viaje. Es exitante leer todo lo que estas viviendo y eso me emosiona mucho. Cuando tengo oportunidad hablo de ti y Antho; estoy orgullosa de conocerlos, contenta de saber que fue util tu regalo y ademas que ese espiritu viajero tiene destellos de vida verdadera.

    Me gusta

    1. Claro que ha sido de gran utilidad Maye, lo cargo siempre en mi bolsa de mano y esta lleno de frases sin sentido y letras chuecas por el movimiento de los camiones en los que viajamos jaja Gracias a ti por tenernos presentes en tus pensamientos. Un abrazo grande bella!

      Me gusta

  2. Guuuaaaauuu creo que tomare un par de consejoss… 😍😍 alo mejor no viaje 10,000 km de distancia pero la cantidad de kilometros es lo de menos sin duda … que emocionante cada verso y cada palabra … siento que lo vivi un poco muchas gracias por compartir 💚💚💚

    Me gusta

    1. ¡No sabes lo reconfortante que es saber que lo que disfruto escribir además le es útil a alguien! Y no, los kilómetros son lo de menos, hay miles de calles y rincones que no conocemos en nuestra propia ciudad, así que aunque te digan loca, tu has tu maleta y a viajar por ahí! un abrazo!

      Me gusta

  3. Primero me da ternura imaginarte tratar de resolver toda esa vorágine de impulsos y sentimientos tratando de llegar a la mejor decisión (5,5,5,)
    Y luego orgulloso de que te hayas convertido en una experimentada asesora de programadora de viajes . Te amo Astrid

    Me gusta

    1. ¡ 5,5,5! ¡Hasta el escoger las verduras se ha vuelto una decisión de importancia vital pá! En algún lugar de mi consciencia tengo tu imagen cargando tu mochila con plástico en la base, para toda una semana de viaje, tu también tienes lo tuyo. Yo también te amo, 5 veces más.

      Me gusta

  4. Mi adorada tomare en cuenta tus valiosas recomendaciones para mi próximo viaje y futuros pero te seré sincera me gusto mucho más el contenido de tus primeros blogs (de desierto en desierto,descubrimientos y primitivo) el rompimiento con Facebook me movió el tapete pero sigo siendo tu fan,te admiro y te AMO

    Me gusta

  5. Blog releído con la calma que me faltó la primera ocasión, y te seré sincera me transporto y lograste mover mis emociones como con los anteriores te declaro mi admiración y ………. Te amo mi ASTRID

    Me gusta

  6. Me encanto bella! además creeme que ahora que me voy a India (a principios de Octubre) tus consejos son oro molido para mi, porque me encontraba en ese dilema que llevar en la maleta.. pero ahora me he dado una mejor idea de que llevar y que no, a pesar de que me considero una “viajera” este viaje a India me hace replantearme muchas cosas.. Gracias por compartir tanto con nosotros .. Te admiro mucho y siguenos deleitando con tus escritos! Un abrazo a los dos hasta donde anden ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s